ciento cinco

|



Creo que el café afecta negativamente en mi mundo. Pierdo la esperanza que reconforta la impaciencia. Pero me gusta su sabor mezclado con la nicotina de turno. Me saltan esta mañana ¡qué alegría hijo! Creo que no es obligatorio. Más café y nicotina para apaciguar la maldita conciencia por la última palabra.
Un poco de narcótico de cebada, pero poco… me da por pensar en la alegría. Demasiada conciencia. Supongo que si me falla el café, la nicotina y la cebada queda los “ismos” y sino la opción del entretenimiento es lícito y consciente ¿Consciente? Perdón quería decir propio. Sino me entierro entre sus sábanas me entierro donde quiero que creo que es la única opción libre que nos queda por optar.
Con un poco de cebada me da para enterrarme un montón de tiempo, eso también lo digo
¿Alguien invita?

1 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Pues si de nicotina y cebada se trata, yo misma me apunto a la tabla redonda... y seguro que fluye el lápiz y el papel, que para eso no necesitamos excusas...

Un saludo
Marian

Publicar un comentario

Gracias, me da la vida saber que hay magia...o algo más real, da igual! Nos une..

Mis cuadritos

Mis cuadritos
Estancados y en crisis
Las fotos que hay en mis citas son cuadros míos.